Eventos‎ > ‎

Un cuento para los difuntos

publicado a la‎(s)‎ 31 oct. 2014 4:32 por Nuria C. Botey
¿Cómo no celebrar esa noche del año en que el reino de los vivos y el de los muertos se dan la mano? Halloween, Difuntos, Samhaim... Puedes llamarlo como quieras, puedes ensalzarlo o criticarlo, puedes tratar de escapar a la fiesta o sumergirte de lleno en ella tallando calabazas, poniendo velas, paseando catrinas, maquillándote como un monstruo o gritando de miedo por culpa de una historia aterradora. Puedes hacer lo que quieras, porque ELLOS lo harán también.  Es SU noche, después de todo.

Y eso es lo que quiero celebrar contigo desde esta página, de la mejor forma que sé hacerlo: escribiendo.

LA ÚLTIMA REUNIÓN (pincha en el título para acceder al texto) es un relato inspirado por una imagen. Una de esas imágenes que resultan tan perturbadoras para nuestros asépticos estándares del siglo XXI, pero que sin embargo fueron habituales apenas dos siglos antes, cuando el recién nacido arte de la fotografía se entendió rápidamente como una gran oportunidad para recordar por siempre a aquellos que ya nunca más volverían. 

Detrás de cada fotografía post mortem, o fotografía de difuntos, late una historia llena de vida. La curiosidad inicial por averiguar quién es el muerto en cada imagen cede enseguida su puesto a la imaginación, que nos lleva a fantasear de qué pudo morir la persona en cuestión, cuál era el sentimiento de quienes le rodean en la imagen y qué poso dejaría en ellos ese tiempo de exposición ante la cámara junto al cadáver de su ser querido (especialmente inquietante cuando se trata de niños pequeños rodeados de sus hermanos vivos, en ocasiones poco mayores que ellos mismos).

No hay morbo en esas escenas, ni siquiera en las que han sido realizadas cuando el cuerpo muerto empezaba a corromperse. Se intuye el amor, la ternura, el dolor, la nostalgia... Pero lo que se ve es contención y solemnidad. La muerte entendida como una realidad cotidiana y asumida desde todas las edades, aunque no por ello menos terrible. Si te interesa este uso cotidiano de la fotografía, te recomiendo que te suscribas a la web The Thanatos Archive para acceder a su extensa colección de imágenes del siglo XIX y principios del XX.  

Y si no, tómate al menos un minuto para leer la breve historia que una de ellas me inspiró a mí. Quizá te haga cambiar de opinión.
Comments