Inicio‎ > ‎Reflexiones‎ > ‎

Artistas, artesanos y otras gentes de mal vivir

publicado a la‎(s)‎ 11 may. 2015 9:37 por Nuria C. Botey
Hace ya unos cuantos años, el escritor y amigo León Arsenal compartió conmigo una reflexión que, más o menos, venía a decir algo así: en todos los oficios hay artistas y artesanos. Miguel Ángel era un artista inconmensurable y no puede haber más que unos pocos como él cada cierto tiempo; sin embargo, en todas las épocas se necesitan muchos artesanos que hagan vasijas de barro en lugar de esculpir esculturas, o que construyan viviendas para habitar y no catedrales o palacios. Tan necesario es un buen artesano como un buen artista.

Huelga decir que me parece un pensamiento perfectamente aplicable al mundo de la escritura. Es difícil que aparezca otro Juan Rulfo en la literatura de habla hispana, por poner un ejemplo, pero no a todos los lectores les satisfacen libros como "Pedro Páramo" o "El llano en llamas", ¿verdad? 

Cuando yo empecé a escribir siendo adolescente, mi máxima aspiración era aparecer algún día en los libros de Literatura (así, con mayúscula). Afortunadamente, mi ambición fue decreciendo con el paso de los años. Publiqué relatos y novelas con la esperanza de ser leída y sí, lo reconozco, de firmar alguna vez en la Feria del Libro de Madrid. Tengo la suerte de decir que ambos deseos se vieron satisfechos, si bien reconozco que no me hubiera importado tener algunos lectores más y, tal vez, asistir a unas cuantas firmas menos.

El reverso de la moneda, como suele ser habitual, es que también empecé a conocer los entramados del mundo editorial, con sus muchas sombras y sus pocas luces. Y poco a poco vas viendo que no siempre triunfan los mejores, sino que a veces pasa todo lo contrario;  que la literatura forma parte del mercado del ocio y por lo tanto as historias son productos a los que hay que dar salida... Y que quizá hacen más falta artesanos "de lo suyo" que artistas sublimes.

Es entonces cuando te planteas dónde es más sensato buscar un sitio, si entre los primeros o entre los segundos.

Me temo que yo aún no he encontrado la respuesta.
Comments